“Cada mañana, antes de salir a trabajar,
acariciaba la carita inocente de su pequeña…
ella aún seguía viva en sus tatuajes.

corazonagujas


		
Anuncios