“Despertaría nueve horas después, sólo con
su chomba celeste… bajo la cama asomaba
un par de joggings que no eran suyos.

 


		
Anuncios